Los días de Burzio

Entrevistas 06/10/2016
Burzio debutó en Instituto e hizo su primer gol como profesional al mismo tiempo que Paulo Dybala, con quien compartió pensión en tiempos de inferiores. Desde Montevideo, habló con LA NUEVA MAÑANA sobre su presente en el fútbol uruguayo.
Ampliar
Pablo Burzio, con la camiseta de Instituto

La Selección Argentina visita a Perú por las Eliminatorias Sudamericanas y entre los once titulares está el cordobés Paulo Dybala. Tanto tiempo ha pasado desde aquel viernes 12 de agosto de 2011 cuando la Joya debutaba con la camiseta de Instituto en el Monumental de Alta Córdoba ante Huracán.

Fue una noche mágica para el hincha glorioso. En ese partido debutaron en el Albirrojo tres pibes que la rompieron: Dybala, Nicolás López Macri y Pablo Burzio.

Los tres recibieron loas por su juego. Y no era para menos.

Burzio, el otro pelado de ese cotejo, a la fecha siguiente, al igual que Dybala, ante Aldosivi convirtió su primer gol como profesional. ¡Tantas cosas vivieron a la par Burzio y Dybala! Entre ellas, compartir un año y medio juntos en la pensión de la calle Fragueiro, antes de que se inaugurara el albergue del predio La Agustina.

Luego, sus caminos tomaron rumbos distintos. 

Actualmente, Burzio se encuentra en Montevideo, Uruguay. Desde hace unas semanas forma parte del club Sud América, tras su salida de Instituto, que aún le duele. LA NUEVA MAÑANA habló con Burzio, que está feliz con esta nueva oportunidad que le dio el fútbol. Y también, está orgulloso de Dybala...

“Es un orgullo enorme ver las cosas que le pasan a Paulo. Es un chico que la tuvo complicada antes de llegar a Primera, pero siempre le dio para adelante, entrenó, se sacrificó... y las condiciones, de más está decirlo. Vivimos un año y medio hermoso en la pensión, después otro año jugando juntos en Primera, estoy muy orgulloso por él. Pasamos por muchas cosas juntos, de todo. Hablábamos mucho, por eso la alegría de ver lo que le pasa”, cuenta Burzio, que tras su debut en la Gloria en aquel torneo con Darío Franco, jugó también en Arsenal y Central Córdoba de Santiago del Estero. 

SUS DIAS EN URUGUAY

A propósito, de su nueva aventura futbolística, el delantero oriundo de Bulnes sostiene: “Estoy muy contento, es una linda oportunidad. Estoy en Montevideo, que es muy linda, tranquila, tiene la misma cantidad de habitantes que Córdoba, tiene playas. Estoy jugando, y en un club ordenado”.

- ¿Hay diferencias entre el fútbol argentino y el uruguayo?

- Es parecido, lo único que acá es muy marcada la diferencia de los dos clubes grandes y los demás, también en cuanto a la capacidad de gente en los estadios. La liga es parecida, tal vez se juega un poco más fuerte, se mete un poco más de pata”.

- Y estás jugando, que era lo que buscabas...

- Apenas llegué, en esa semana el técnico me concentró y fui al banco. Entré en dos de los tres partidos. Estoy sumando minutos... estoy muy contento, porque estoy en un club ordenado, con un grupo muy lindo. 

LA PARTIDA DE LA GLORIA

Burzio emigró al fútbol charrúa en el reciente mercado de pases de invierno, luego de no ser tenido en cuenta en Instituto. De este tema, el delantero también habló y contó sus sensaciones de una partida que no fue la esperada.

- ¿Fue difícil decidir irte a Uruguay?

- No, lo hablé con mi familia y le dimos para adelante. Una linda oportunidad porque es Primera división. Entonces aproveché, porque en Instituto no me iban a tener en cuenta y pude salir con el pase en mi poder.

- ¿Te dolió el cómo te fuiste de Instituto?

- Sí, me dolió por cómo me trataron los dirigentes. Eran un grupo de directivos que conocía de muchos años a la mayoría y nunca me fueron de frente. Ya lo hablé con Gastón Defagot (presidente de Instituto). Arreglamos las cosas, todo perfecto, pero en su momento me podrían haber hablado y decirme que no me iban a tener en cuenta y buscaba un rumbo, y no dejar pasar tanto tiempo y haciéndome entrenar apartado como lo hicieron. Son cosas que el fútbol tiene, pero me dolió porque en Instituto estuve desde los 12 años y dejé todo por el club.

-  ¿El hecho de entrenar aparte del plantel profesional, lo hablaste con el técnico Iván Delfino?

- Sí, lo hablé con el cuerpo técnico. Desde el primer minuto hablamos y ellos me dijeron que era por parte de la dirigencia que no nos iban a tener en cuenta. Cuando llegaron ya les tenían una lista armada. Me dolió por los dirigentes, pero ya está, ya pasó, hablamos bien con Gastón. Siempre le voy a desear lo mejor a Instituto, tengo muchos amigos y experiencias inolvidables en el club.

 

Te puede interesar