Todas las generaciones tienen protagonismo en el Festival

Hoy se pone en marcha el encuentro Internacional de Teatro para Niños y Jóvenes que busca afianzar el vínculo intergeneracional. En esa línea, se integrarán a la grilla las obras “¿Y lo que yo quiero? Alma” y “El gran varieté – La historia de un pueblo que recupera su cultura” a cargo de niños, adolescentes y adultos mayores. También habrá espectáculos para bebés.
Ver galería
1 / 4 - Temática y protagonistas adolescentes en la obra de Trémula Teatro.

Según Arthur Miller el teatro es el “único arte en el que la humanidad se enfrenta a sí misma”. Allí, sobre las tablas, late lo que somos, sentimos, deseamos. Lo que nos estremece, nos preocupa, nos interroga, nos conmueve. Allí cada uno de nosotros encuentra su representación, razón por la que es valiosa la apuesta por afianzar el vínculo entre distintas generaciones. Ese es el objetivo sobre el que viene trabajando el Festival Internacional de Teatro para Niños y Jóvenes y que retoma una vez más en esta edición.

“¿Y lo que yo quiero? Alma” y “El viejo varieté…” son claras expresiones de ese “acercar mundos”. La primera está protagonizada por adolescentes y la otra por niños y abuelos. Dos obras que se sumarán a las muchas otras nacionales e internacionales que desde hoy y hasta el domingo recorrerán todo el territorio provincial.

Lo que yo quiero1

Un teatro de todos y para todos

“Cuando comenzamos con este proyecto teatral-musical lo pensamos como un espacio de reencuentro con el ‘niño interior’, generando un acercamiento entre abuelos y nietos. Pero el desafío era no caer en lugares comunes. Es decir, no tratar a los adultos mayores como “ancianos desvalidos” ni a los niños de manera “aniñada”. Buscamos que cada uno construyera -desde la historia que teníamos que contar- el personaje que mejor le permitiera desarrollar o redescubrir su ‘niño interior’”, explica el director general y musical Claudio Azcurra quien junto a Nazareno Arias Natera (director escénico) llevan adelante “El viejo varieté. La historia de un pueblo que recupera su cultura”.

Sobre el escenario chicos y abuelos se unen para llevar adelante este musical basado en canciones de María Elena Walsh. Cada tema va dando forma a una trama que ahonda en el esfuerzo y el compromiso de todos los vecinos de un lugar para recuperar su mayor tesoro: la cultura.

vv.16.21 (1)

Por otra parte -y a medio camino entre los niños y los adultos-, está otro buen proyecto que forma parte de la cartelera del festival: la obra “¿Y lo que yo quiero? Alma” de la compañía local Trémula Teatro. Dicha puesta cuenta con la dirección y puesta en escena de Micaela Franchino y la asistencia técnica de Natalia Soliani. Se trata de un trabajo que reúne a chicas de 14 a 17 años (también hay jóvenes y adultos que se integraron después a partir de los requerimientos del guión). Gran parte del grupo comenzó a incursionar en el teatro desde que tenían 8 ó 10 años. Pero a medida que fueron creciendo tuvieron la inquietud de enfrentarse al gran público por fuera de la tradicional muestra de fin de año. Así empezaron a diseñar esta creación. “El desafío fue motivar, incentivar, sostener, darles confianza constantemente a las chicas para llegar al objetivo propuesto: estrenar. El entrenamiento de un año y medio fue intenso, ellas se veían atravesadas por otras obligaciones (familiares, escolares, deportivas) que por momento interferían en el desarrollo actoral y de creación de personajes. Pero la entrega fue total. Jugaron, crecieron, apostaron y el resultado fue hermosamente recibido por el público que nos acompañó y acompaña”, cuenta Micaela Franchino.

“¿Y lo que yo quiero? Alma” no solo tiene a adolescentes en escena, sino que su argumento también gira en torno a las inquietudes de ellos. Alma es una joven de 18 años que debe enfrentarse a cambios y decisiones importantes. La dificultad de elegir una carrera, los mandatos sociales, las apariencias, el atreverse a cosas nuevas, son algunos de los tópicos que marcan el ritmo de esta historia.

Detrás del telón

Hay quienes afirman que trabajar con niños en cine, TV o teatro, puede ser un riesgo. Sin embargo, los directores de estas obras admiten que no tuvieron mayores dificultades para abordar a sus grupos. “No siento que haya diferencia en la gestación del trabajo comparado con un elenco profesional. Se comprometieron con el proyecto y estuvieron a la altura de las circunstancias, sumamos días de ensayos y allí estuvieron” relata Franchino.

Sin embargo, cada proyecto tuvo sus desafíos.  

“Al trabajar con jóvenes es necesario un mundo interno que pueda sostener ese otro mundo interno caótico, vital, enérgico. Lograr que puedan desarrollar -en el marco del teatro- la capacidad de jugar para desde allí crear, metaforizar, poetizar. Además, los adultos que trabajan con adolescentes deben ser capaces también de tolerar cierto ataque a la condición de adulto y de mediador de la cultura a la cual se cuestiona”, manifiesta Natalia Soliani a lo que Micaela Franchino agrega: “Me encanta lo exigente que son mis bellas actrices. Luego de cada función desmontan y corrigen cada escena destacando lo realizado por sus partener o marcando aquello que no fue lo que se esperaba. Es gratificante ver como ellas mismas toman conciencia de cómo es el trabajo de los grupos independientes en Córdoba. Entre todos armamos y desarmamos la escenografía, promocionamos la obra en equipo, nos cuidamos y colaboramos si alguien necesita algún elemento o accesorio”.

Lo que yo quiero 2

Ese orgullo que sienten las directoras de “¿Y lo que yo quiero? Alma” por su compañía, es similar a lo que ocurre con el equipo de “El gran varieté…”, donde reunir a abuelos y nietos es más que una experiencia teatral, es una celebración de la vida.

“En nuestro caso propusimos los mismos recursos artísticos de actuación para abuelos y nietos, sin distinción de edad. Y la verdad es que nos sorprendimos por el enriquecimiento que hubo a partir de las búsquedas e interacciones de los artistas. Es maravilloso reconocer que gracias al artes las diferencias (en este caso de edad) no son un abismo sino un puente. Es una oportunidad para descubrir que son muchas más las cosas que nos unen que las que nos separan”, afirma Claudio Azcurra.

Viejo varieté

 

Estas obras están en la línea de esos proyectos artístico-culturales que nos permiten descubrir otras facetas del teatro. Una que nos llama a integrarnos, a vernos reflejados como sociedad, a redescubrirnos, a reencontrarnos.

En el marco del Festival Internacional de Teatro, “El gran varieté. La historia de un pueblo que recupera su cultura” se presentará el domingo a las 16 en el Real. “¿Y lo que yo quiero? Alma” se llevará a cabo también el domingo a las 16 pero en Ciudad de las Artes.

 

Propuestas para bebés

Aunque los bebés no suban al escenario sí serán tenidos en cuenta como espectadores en este Festival ya que hay obras dedicadas especialmente para ese público. De México llegará el Teatro al Vacío con “Pulsar” una puesta para chicos de 0 a 2 años, basada en una experiencia escénica que apela a los sentidos. El mismo grupo traerá también otra producción para niños de 3 a 6 años, un trabajo de danza-teatro titulado “Cerca”. Por último, la compañía chilena Manada llegará con “Luciérnagas, danza para niños” que mezcla el movimiento con el soporte multimedia mapping.

Otras buenas opciones para agendar, y una linda manera para que los niños empiecen a acercarse con las artes escénicas desde edad temprana.

Apertura y funciones

 Con nueve actividades y una función especial de “La Odisea del Principito” de la compañía Babel Recursos Artísticos programada para hoy a las 11 las instalaciones de la Estación Astrofísica de Bosque Alegre en Falda del Carmen, comenzará oficialmente el Festival Internacional de Teatro para Niños y Jóvenes.

La grilla completa se podrá consultar en Cultura.cba.gov.ar

Fernanda Pérez

fperez@lmdiario.com.ar

Te puede interesar