Talleres dio el golpe y ganó en la Bombonera

En su bautismo en el 2017, superó 2 a 1 a Boca Juniors, con goles de Ramis y Reynoso. Planteo inteligente de Kudelka, que vuelve a pensar en un equipo con destino de copas.
Ampliar
Talleres es pura alegría. Triunfo en la Bombonera y sigue la ilusión. - Clarin

Un 2017 inmejorable para Talleres en su inicio. Porque se rehizo después del primer golpe recibido y le dio vuelta el partido a Boca Juniors en la propia Bombonera y se trajo tres puntos de oro en pos de sus objetivos, en casa del puntero.

El elenco de Frank Kudelka mantuvo la cautela y la paciencia necesaria en los momentos críticos, y en su retorno a la actividad, por la 16° fecha de Primera División, no sintió la inactividad de la fecha suspendida y entonces, arranca con el pie derecho el año.

Y eso que todo parecía que se venía negro, que Boca se lo iba a llevar por delante a Talleres, tras el gol de Junior Benítez, cabezazo en el primer palo para que quede habilitado el ex Lanús para el gol. Antes de eso, el arquero Guido Herrera ya había salvado a su equipo en varias ocasiones.

Antes del descanso llegó la paridad y el alivio: centro largo que Victorio Ramis la baja de pecho, devolución de primera a la carrera de Emanuel Reynoso para que el propio "Pipe" batiera en la salida a Rossi.

En el complemento todo seguía igual, Talleres no lograba neutralizar a Fernando Gago, gestor de todas las acciones del local, y entonces la estrategia de retroceder y apuntar a la velocidad de los puntas fue la punta de lanza. De todas formas, el albiazul no renunció al gol más allá del sistema. Porque cuando se lesionó Aldo Araujo entró Rescaldani. De todas formas, un penal que pudo ser cobrado, de Komar, no fue apreciado por el árbitro Ariel Penel.

Ya en cancha Sebastián Palacios, la sorpresa estaba al caer. Presión del tucumano a un inocente Gino Peruzzi en la línea del corner defensiva, centro atrás que no puede conectar Rescaldani, y la jugada sobró para "Bebelo", quien de primera definió al primer palo.

Kudelka apostó al pragmatismo, cerró el juego con Fernando Godoy y con el final, Talleres se fue agrandando, con un descomunal Herrera y un Pablo Guiñazú cada vez más colosal.



Después de 31 años el albiazul volvió  a gritar en la Bombonera. Y el 2017 lo tiene otra vez expectante, con chances de copas internacionales. y de paso, se codea con la historia, venciendo a domicilio al puntero.

Te puede interesar