Juez quiere un lugar en la lista para las legislativas

Política 19/03/2017 Por
El embajador en Ecuador encabezó un acto en Deán Funes y allí disparó: “En las próximas elecciones, el Frente Cívico estará presente”. También señaló que “el peronismo fuera del poder es salvaje, pero no hay ningún helicóptero esperando en la terraza”.
Juez Dean Funes
Luis Juez en Deán Funes.

La presencia de Luis Juez en Córdoba por cuestiones familiares sirvió para encender la llama de un año electoral que, por ahora, sin candidatos y en pleno orejeo de cartas, luce apático. Sin clima. Casi acorde con lo que pretenden para todo el 2017, tanto el gobernador Juan Schiaretti como el presidente Mauricio Macri.

Sin embargo, el exintendente encabezó un acto de su fuerza en la ciudad de Deán Funes y ante más de 200 dirigentes y militantes del norte provincial lanzó: “En las próximas elecciones, el Frente Cívico va a estar presente”. Algo con lo que se viene especulando pese a que para la carrera parecían estar anotados solo radicales y macristas.

Las apariciones en cuestiones deportivas, como fueron los casos del Sub-20 y Atlético Tucumán, más las entrevistas en medios porteños, obligaron a tomar nota en Casa Rosada. Atentos además, a la falta de espadas que tiene Cambiemos desde los discursivo en una gestión que cada vez se torna más zigzagueante.

En Deán Funes, Juez se refirió a esto y apuntó: “estamos en un momento muy complejo, complicado. Pero ahora sabemos cuál es la verdad, tenemos un diagnóstico y conocemos la realidad. Si a Macri le va mal, nos a ir mal a todos; y lo que se viene, es peor”. En plena sintonía con lo que buscan instalar desde Balcarce 50 y la estrategia de poner en el espejo solo al kirchnerismo, dándole el perfil casi de antagonista único.

De todas maneras, el embajador en Ecuador no se quedó solo con esa porción del PJ sino que apuntó sus dardos también contra el resto del peronismo al decir que “fuera del gobierno es salvaje”. “Pero deben saber que no hay ningún helicóptero esperando en una terraza y somos muchos los argentinos que no les tenemos miedo”, afirmó.

Además, Juez salió del panorama nacional y se refirió a lo que pasa en Córdoba, al asegurar que “nuestra provincia está sumida en la misma crisis de hace 20 años y hay cuestiones que la expresan claramente: el conflicto educativo, los problemas con el proyecto de la Ley de Bosques, la cuestión con la Policía. Un contexto que nos ofrece un terreno muy fértil para nuestro rol opositor”, dijo.

“Todos tienen que tener en claro que si alguien quiere soñar con una provincia distinta, ineludiblemente va a pensar en nosotros”, sostuvo, anticipándose a una discusión que se dará recién en 2019.

Reunión con Peña, ¿y después?

El gran interrogante para muchos es cómo puede llegar a jugar Juez un partido que, en principio, el Frente Cívico había decidido no disputar. Desde comienzos de este año se habla de las pretensiones del radicalismo y el PRO, y el juecismo casi que la dejaba pasar.

Pero el escenario cambió: Juez se reunirá mañana en Buenos Aires con la canciller Susana Malcorra y luego, ya en plena discusión política, lo hará con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La reunión con el dirigente del PRO y parte fundamental de la mesa chica del presidente Macri será a las 10.30, charla que también puede incluir al propio jefe de Estado y para la cual algún juecista se entusiasma con la chance de la foto.

De lo que salga ahí, puede estar parte del futuro de la estrategia de Cambiemos para Córdoba. Los contactos entre Peña y Juez fueron más asiduos en las últimas semanas, y hay gestos. Por ahora, nada más que eso. Pero que esos guiños vengan del jefe de Gabinete, junto con el ministro Rogelio Frigerio los dos que tienen luz verde para operar en Córdoba ante la caída en desgracia de Emilio Monzó, no es poco.

“Hay una expectativa mínima, pero la reunión puede ser importante” reconoció ayer a LA NUEVA MAÑANA un juecista.
Ahora bien, con la disputa abierta entre el macrista Héctor Baldassi y el radical Diego Mestre para encabezar, son inciertas las pretensiones de Juez. Pese a que son varios los que casi descartan la chance de candidatura, los más optimistas creen que el exintendente podría aceptar hasta un tercer escalón, no menos de eso. De ahí para abajo, cedería el casillero para otro integrante del partido.

Te puede interesar