Joven cordobés en emergencia nacional espera un trasplante bipulmonar

Córdoba 12/03/2017 Por
Tiene 26 años y padece fibrosis quística. Se encuentra en terapia intensiva en la Fundación Favaloro desde el 20 de enero de este año.
Emanuel

Un joven cordobés de 26 años se encuentra en emergencia nacional a la espera de un trasplante bipulmonar.

Se trata de Emanuel Martín, quien envió por Facebook un emotivo mensaje para promover la donación de órganos.

“Es como sembrar mil esperanzas todos los días; ya que los órganos no van al cielo se quedan en la tierra para salvar vidas”, señala.

Emanuel padece fibrosis quística desde los cuatro meses pero hace un año su cuadro se agravó hasta que en enero de este año debió ser internado en la Fundación Favaloro a la espera de un trasplante:

A continuación el texto completo de la emotiva carta:

 

Quiero decirte algo...

Soy Emanuel Martín, cordobés, 26 años y tengo FQ, más conocida por sólo algunas personas como Fibrosis Quística.

Dicha enfermedad es hereditaria y hace entre otras cosas que los pulmones produzcan un moco pegajoso y espeso que dificulta la respiración y obstruye e infecta todo el sistema respiratorio.

También el páncreas se ve afectado por lo que debo tomar enzimas digestivas en cada comida para la absorción de los nutrientes.

A mí me diagnosticaron FQ a los cuatro meses de vida y hasta el año 2016 viví una vida normal, haciéndome mi terapia respiratoria dos veces por día con fisioterapeutas que venían a mi domicilio y tomando antibióticos cuando los necesitaba.

En marzo del 2016 tuve una exacerbación de mi patología de base y comencé a quedar internado para tratamientos con antibióticos intravenosos contra las infecciones pulmonares.

Pasó un año y mi salud se deterioró muy rápido. Tan rápido pasó todo, que el 16 de enero tuve que venir a vivir a Buenos Aires en compañía de mis padres, sufriendo el desarraigo de mi Córdoba querida.

El 20 de enero estuve muy mal y quedé internado en terapia intensiva en la Fundación Favaloro esperando ser trasplantado de mis dos pulmones...ellos me acompañaron 26 años y ya no dan más...

Ahora estoy esperando que un ángel donante me entregue los suyos...yo aquí en la tierra prometo honrarlos y cuidarlos... ese ángel, en ese acto de profundo amor, tendrá sus alas de oro y se irá rápidamente al cielo...o a donde cada uno crea que va el alma al partir de este mundo.

Y aquí estoy, esperando ese momento, con mucha ansiedad, algunos temores, porque no decirlo, pero con la profunda convicción que ese día llegará...y aquí estaré como un guerrero esperando enfrentar esta batalla que la vida me presentó, pero convencido que la gloria me está esperando.

Esto no lo lograré sólo, sé que detrás de lo que me está pasando hay mucha gente que me rodea y contiene.

Todos los profesionales de la Fundación Favaloro, mis padres, hermano, familiares, amigos y gente que aún sin conocerme, oran y piden por mí. A todos y cada uno de ellos un

GRACIAS TOTALES!!!

Hoy estoy en estas circunstancias, pero mañana podés ser vos el que necesité algún órgano de un donante, de un ángel...

A todos, no se olviden, no teman... donen sus órganos.

Es como sembrar mil esperanzas todos los días; ya que los órganos no van al cielo se quedan en la tierra para salvar vidas.

Decidite e imformate cómo podes registrar tu voluntad. (http://www.incucai.gov.ar/)

Deseo concluir este escrito compartiendo una poesía que la conocí a través de alguien muy querido por mí...ahora es un himno a la lucha y perseverancia.

Se llama PIU AVANTI y dice...

No te des por vencido, ni aún vencido,

no te sientas esclavo, ni aún esclavo;

trémulo de pavor, piénsate bravo,

y acomete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido

que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;

no la cobarde estupidez del pavo

que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;

o como Lucifer, que nunca reza;

o como el robledal, cuya grandeza

necesita del agua, y no la implora...

¡Qué muerda y vocifere vengadora,

ya rodando en el polvo, tu cabeza!

 

Te puede interesar