Opinión

Marchar como debemos, ni una menos

(*) Griselda Gómez. Es posible marchar con las consignas, los paraguas, la desnudez intervenida por graffitis, los pechos amamantando huérfanos. (...) Y es posible que lo hagamos por tanto blindaje, por tanta pérdida, por tantas e injustificadas despedidas.
Opinión 18/10/2016